¿Y qué si no tengo pareja?

Las sociedades suelen generar concepciones colectivas de lo que significa tener pareja o incluso casarse que es finalmente la institución creada para proteger (o controlar) esas relaciones.  En esa dinámica van surgiendo convenciones arbitrarias que ejercen una fuerte presión en las personas porque quienes las siguen emiten juicios sobre aquellas personas que no tienen pareja o que incluso no muestran interés por tenerla.  Expresiones como «aún no le conocemos nada», «ya está en edad de sentar cabeza» son resultado de estas creencias. Continuar leyendo «¿Y qué si no tengo pareja?»