¿Y qué si no tengo pareja?

Las sociedades suelen generar concepciones colectivas de lo que significa tener pareja o incluso casarse que es finalmente la institución creada para proteger (o controlar) esas relaciones.  En esa dinámica van surgiendo convenciones arbitrarias que ejercen una fuerte presión en las personas porque quienes las siguen emiten juicios sobre aquellas personas que no tienen pareja o que incluso no muestran interés por tenerla.  Expresiones como «aún no le conocemos nada», «ya está en edad de sentar cabeza» son resultado de estas creencias. Continuar leyendo «¿Y qué si no tengo pareja?»

Los romances de oficina y sus consecuencias

El entorno laboral suele ser un facilitador para que surja la atracción entre personas de la misma organización.  Y es que es fácil entender que cuando estás todos los días cerca de personas que te agraden, que te sean atractivas y especialmente, que comparten mucho de tu entorno, alegrías, penas y retos la atracción irremediablemente se da, algunas veces en forma de un mero coqueteo, relaciones pasajeras o incluso relaciones duraderas.  No es difícil imaginar las complicaciones que esto conlleva y es por ello que muchas organizaciones prohíben las relaciones románticas entre sus colaboradores.  Por supuesto, estas reglas llegan al consciente.  Pero al corazón, se le habla diferente.  Si crees estar en una relación de oficina toma en cuenta estos consejos. Continuar leyendo «Los romances de oficina y sus consecuencias»