Cuando la época navideña te pone de «depre»

La temporada navideña trae con sigo una abrumadora cantidad de comunicación relacionada con los sentimientos que creemos que son los que deberían prevalecer.  Sin embargo, para muchas personas es una época que trae consigo sentimientos que contrario a motivar la fiesta ocasiona baja en el ánimo, dolor y hasta depresión.  Vamos a explorar algunas de las causas principales y algunos consejos que te pueden ser útiles si estás pasando por esta situación o conoces a alguien que lo esté. Continuar leyendo «Cuando la época navideña te pone de «depre»»

Las redes sociales y las relaciones personales

Es innegable que las redes sociales han llegado para cambiar la dinámica humana desde hace más de una década y probablemente por muchos años más.  Según Brandwatch para el 2017 se calculaban 2.7 millardos de usuarios de redes sociales y seguramente la tendencia ira en ascenso debido por un lado a la impresionante evolución tecnológica y por otro a las distintas facetas de la vida humana que tocan.   Y como todo fenómeno que genera cambios en la dinámica humana, las redes sociales tienen sus fanáticos y detractores, especialmente en lo que a la relación entre nosotros se refiere.  Si también te preguntas sobre los pros y contras del uso de las redes sociales en las relaciones personales, he aquí algunos de los puntos más importante a considerar. Continuar leyendo «Las redes sociales y las relaciones personales»

¿Y qué si no tengo pareja?

Las sociedades suelen generar concepciones colectivas de lo que significa tener pareja o incluso casarse que es finalmente la institución creada para proteger (o controlar) esas relaciones.  En esa dinámica van surgiendo convenciones arbitrarias que ejercen una fuerte presión en las personas porque quienes las siguen emiten juicios sobre aquellas personas que no tienen pareja o que incluso no muestran interés por tenerla.  Expresiones como «aún no le conocemos nada», «ya está en edad de sentar cabeza» son resultado de estas creencias. Continuar leyendo «¿Y qué si no tengo pareja?»