La mejor habilidad para ser un buen conversador según los expertos

Si haces memoria de entre tus conocidos quizás puedas ubicar a algunos de esos que puedan ser considerados buenos conversadores, es decir, personas con las que la conversación es muy fluida y entretenida.  Son esas personas con las que puedes pasar horas platicando y sientes que fueron apenas unos pocos minutos.  Aunque hay varios aspectos que un buen conversador domina, los expertos coinciden en que es uno el que tiene mayor importancia como habilidad para quien aspira a ese «super poder».

Se trata de la habilidad para escuchar.   Pues sí.  Aunque la habilidad de conversador sugiera que alguien sabe hablar mucho, sucede que es todo lo contrario.  Si tu interés es mantener una conversación entretenida, debes escuchar más de lo que hablas y aprender a hacer las pausas entre que escuchas y hablas.  Y ten en cuenta que insistimos en escuchar, no solamente oír.  La primera te será de gran ayuda siguiendo estas pautas:

1.  Ejercitar tu atención en lo que te están contando

Si te sucede que tu mente divaga con facilidad cuando te están contando algo y unos minutos después, con pena, te encuentras tratando de averiguar de qué rábanos te están hablando, te contamos que eso es muy normal.  Sin embargo con práctica puedes llegar a dominar la atención durante la conversación.  Trata de ubicar algunas palabras claves de la conversación y repítelas en tu mente.  Eso le da a tu mente un objetivo de «cazar palabras» y le permitirá enfocarse en algo más útil para la conversación.

2. Muestra interés en la conversación

Cuando no entiendas alguna palabra o alguna secuencia de la conversación no temas preguntar.  Frases como «disculpa ¿qué significa…?», «espera, ¿quieres decir que….?» explorando explicaciones a lo que te cuentan, al contrario de demostrar falta de atención le transmiten a tu interlocutor que estás escuchando, con tanta atención que al no entender algo te esfuerzas por seguir el tema.  Puedes alargar la conversación preguntando algo que no te han contado pero que se relaciona con lo que te contaron solicitando más detalles como «¿y qué se siente haber pasado por esa experiencia?».

También de puede interesar: 5 consejos para romper el hielo y conversar con alguien

 

3. Refuerza con tu lenguaje corporal

Lenguaje corporal al conversarTrata de mantener la vista en la zona de los ojos de quien habla, alrededor de la mitad del tiempo (más de eso se vuelve incómodo).  Usa tu cabeza o expresiones con los ojos para mostrar que sigues el ritmo de la conversación, como si estuvieras escuchando música.  En los temas que consideres de mayor relevancia, para tí pero especialmente para quien narra, puedes inclinar tu cabeza un poco hacia la izquierda (como mirada de cachorro curioso).  Si estás en una mesa también puedes inclinarte hacia adelante como para acercarte al narrador.  Evita ver algo que acontezca en tu entorno por más de 2 segundos.  Tu interlocutor lo percibirá y su cerebro le dirá que interrumpa y vea lo que tú estás viendo (¡santa evolución!).  Y por favor, chicos…las miradas al escote son la kriptonita de este súper poder.

Deja tu teléfono en segundo plano (sí, es posible).  Dejarlo sobre la mesa te pone ante el riesgo de que suene o vibre e interrumpa el flujo de la conversación.  Si deseas ver la hora, es preferible hacer una pausa con la frase «perdón ¿qué hora es?» y luego «gracias, perdón por la pausa, sígueme contando», para comunicar que sigues manteniendo el interés.  Hacer el ademán de verte la muñeca puede transmitir que estás pensando en otra cosa como un compromiso o que ya te aburriste en lugar de escuchar.

Es comprensible que hay personas que cuando les transmites interés pueden hablar por horas, con exceso de detalle y eso pueda hacer tediosa la conversación para ti.  Con experiencia puedes aprender a usar pequeñas interrupciones para reorientar la plática.  Fórmulas como «oye, perdón que te interrumpa, pero no dejo de pensar en lo que mencionaste sobre…» y mencionas algo que sí te interesa.

Así que…¡a escuchar se ha dicho!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *