Cuando la época navideña te pone de «depre»

La temporada navideña trae con sigo una abrumadora cantidad de comunicación relacionada con los sentimientos que creemos que son los que deberían prevalecer.  Sin embargo, para muchas personas es una época que trae consigo sentimientos que contrario a motivar la fiesta ocasiona baja en el ánimo, dolor y hasta depresión.  Vamos a explorar algunas de las causas principales y algunos consejos que te pueden ser útiles si estás pasando por esta situación o conoces a alguien que lo esté.

La principal causa por la que algunas personas sufren un bajón emocional en estas épocas es precisamente porque las cosas «no son» como «deberían ser», es decir tenemos una idea mental de lo que un festejo ideal debería ser y lo que percibimos como la realidad es muy distinta.  Para algunos podrá ser la frustración de no poder gastar en regalos o festejos tanto como quisiera o tanto como pareciera ser la norma en sus círculos sociales (amigos, trabajo, etc).  Esto puede llevar a que algunas personas se aíslen para no tener que exponer su situación.

A otras personas se les agudiza el sentimiento de soledad, sea por estar lejos de seres queridos, por no tener pareja o sentirse carentes de grupos de amigo o apoyo.  También quienes han tenido alguna pérdida agudizan esta sensación con la nostalgia empeorada por la cantidad de anuncios comerciales que dibujan la época como un momento para estar rodeado de las personas queridas.  La nostalgia descontrolada hace caer en círculos depresivos en los que la persona afectada se pasa el día «rumiando» recuerdos de épocas pasadas.

Si eres tú quien está en esa situación, te puede ayudar:

  1. Busca actividades de distracción personal de tu propio gusto como caminar, ir al cine, hacer ejercicios, etc.  Intenta mantenerte en movimiento y aunque parece tentador, evita permanecer mucho tiempo en lugares que te puedan traer memorias que te afecten.
  2. Evita pensar en términos de «debería» o de «tengo que».  Ordénale a tu mente a expresar las ideas en términos de tus deseos.  Esta sencilla técnica te evitará hacer cosas que te afecten porque crees que debe ser así.  Vas a ir a una reunión porque deseas hacerlo o incluso porque te convences de que será algo útil para ti.
  3. Participar en grupos de apoyo o en organizaciones de beneficencia te puede alejarte de sentimientos de soledad y además refuerza el sentido de propósito que es una de las fuerzas más grandes para superar los bajones anímicos.
  4. Si los sentimientos son muy intensos, no demores en pedir ayuda profesional adecuada.

Si en tu círculo social hay personas que puedan estar en esta situación, algunos consejos que dan los expertos:

  1. Evita forzarlos a que estén alegres.  Expresiones como «ya se te pasará» o «ánimo» a veces solamente generan sentimientos de culpa en los afectados que sienten que deberían estar mejor para los demás.
  2. Es suficiente con que agradezcas y expreses tu alegría por contar con su compañía.  Entiende que para alguien afectado el integrarse a un grupo o actividad ya es un esfuerzo mayor.
  3. Evita convertirlos en el centro de atención, especialmente en lo que respecta a la situación que los tenga mal.  A veces preguntas bien intencionadas como «¿cómo has estado?» o «¿sigues en tratamiento?» se pueden convertir fácilmente en tema grupal de conversación y una especie de competencia en donde los participantes desean contar alguna historia cada vez más dramática.  Esto no ayuda al afectado porque lo mantiene dentro del contexto de  su condición.
  4. Provoca dinámicas en donde ser ría en grupo, historias o actividades divertidas.  La risa es contagiosa y una buena dosis alivia las tensiones al afectado.  Evita a toda costa temas polémicos como política, religión o valores morales.

También te pueden servir algunos consejos de nuestro artículo Primeros auxilios para alguien que está de «bajón».

En cualesquiera de los casos, busca que los festejos giren en torno a la paz y el amor hacia los demás.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *