5 consejos para romper el hielo y conversar con alguien

Cerca del 85% de las personas que han manifestado en algún momento tener alguna dificultad para socializar señalan el momento de romper el hielo como la fase más difícil a superar. Ese momento en que ves a alguien con quien te gustaría entablar una conversación y te invade la inseguridad o hasta el miedo. Pues hay algunos trucos que puedes aplicar hoy mismo y que te pueden facilitar conocer a personas interesantes.

1. Ser genuino es lo más importante
La neurociencia nos ha revelado que nuestros cerebros hacen juicios sobre las personas que vemos por primera vez en fracciones de segundo. De manera que cuando alguien te ve aproximándote, aún sin saberlo, te catalogará como no-peligro o peligro. De más está decirte que en el segundo caso esa persona se pondrá a la defensiva o intentará huir…sí, literalmente huir. Los hombres suelen tomar con menos cautela a una chica que se aproxime que las mujeres a un hombre que se acerque.

El argumento que usas para aproximarte a una persona reflejará parte de esa peligrosidad. Es por ello que se sugiere evitar el clásico piropo guarro. Por el contrario, puedes pensar en situaciones genuinas que usarías para aproximarte a cualquier persona, aún sin tener la intención de romper el hielo. Por ejemplo, si ves a la persona con quien quisieras conversar tomando una bebida poco común, aproximarte y usar una fórmula como “Perdón…tengo ganas de probar alguna bebida poco común y me llamó la atención la tuya ¿me puedes decir qué tal está?”. De esa forma no tienes que inventar situaciones complicadas que transmitan un “vengo por ti” que producen el mismo efecto que el piropo guarro, sino abre simplemente el espacio de comunicación que es lo que debes intentar. Esta fórmula no sirve solamente para conquistar. Podrías simplemente intentar platicar con alguien en un lugar en donde no conoces a nadie.

Es importante anticiparte a la ocasión para poder pensar en argumentos que te puedan servir para entablar conversación con alguien. Si vas a un evento por primera vez puedes manifestar abiertamente “es la primera vez que vengo a estos eventos ¿para qué es esa fila?”. Aún si te contestara que no sabe pues es su primera vez, ya tienes un nuevo tema de conversación relacionado con que ambos conozcan sobre dicho evento.

2. Aprende a buscar respuestas extensas
Cuando usas preguntas como forma de romper el hielo con una persona desconocida debes formularlas de tal forma que requieran la mayor cantidad de palabras para responder. No cometas el error de preguntar “¿parece que va a llover verdad?” porque te pueden contestar “sí”. Fin de la comunicación. En cambio, si usas una pregunta como “¿qué recuerdos de tu infancia te trae la lluvia?”. Aún cuando te dieran una respuesta corta como “ninguno” te puede dar pie para plantear más preguntas “¿en esa época qué hacías si te pillaba la lluvia en la calle?” “¿qué será que a muchos niños les gusta chapotear?”.

3. Muestra interés por lo que a esa persona le interesa
Evita concentrarte en contar sobre tu vida o tus intereses. Observa y escucha. Las personas respondemos mejor cuando nos hablan de temas que conocemos o mejor aún, que nos emocionan. Si nunca has visto a la persona tendrás pocos segundos para hacer una rápida revisión de las señas que te puedan dar indicios sobre su trabajo, gustos, mascotas, estilo de vida, etc. Puedes comenzar con temas más triviales como “Disculpa, no pude evitar notar que tu teléfono es de marca X ¿qué tal te ha salido?”. Evita las señas que puedan ser muy personales o hasta controversiales como la religión, estado civil, edad, peso, etc., hasta que te marquen la posibilidad de hacerlo.

Muy importante es que sepas escuchar porque una persona que se emocione con un tema puede tender a platicar bastante y podrías desesperarte. Se paciente y usa otras preguntas para cambiar el tema con mucho tacto.

4. Guarda tu distancia
Dependiendo del ambiente y las costumbres, las personas tenemos una zona social en la cual nos sentimos cómodos hablando con una persona desconocida que podría estar entre los 40 y 60cm. Zonas más cercanas las dejamos para personas de confianza o relaciones íntimas. Por mucho que la persona con quien intentas romper el hielo te mande señales positivas mantente dentro del área social hasta que la otra persona te marque que puedes acercarte. Incluso, en un lugar muy ruidoso en el que debes pegarte un poco para que te escuchen o escuchar, intenta acercar solamente tu cabeza, dejando tu cuerpo a una distancia que indique que estás cerca por necesidad. Una regla muy importante es evitar el contacto físico hasta que no estés seguro de haber roto el hielo.

5. Respalda tu conversación con tu lenguaje corporal
Mientras te conviertes en un astro de los primeros contactos en frío, practica frente a un espejo o grabándote con una cámara de vídeo la forma en que hablas, tu gesticulación y postura. No hacerlo te pone ante el riesgo de que los nervios te jueguen una mala pasada. Debes lucir sin preocupaciones ni estrés por la situación. Mira a los ojos pero evita las miradas intensas y especialmente las miradas indiscretas (consejo especialmente dedicado a los chicos). Evita las manos en los bolsillos y el movimiento de pies que denote nervios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *